Interior Puerta del Vino

Zaguán de entrada en la Portada exterior de la Puerta del Vino Detalle de un arco de yeso a semejanza de ladrillos

Detalle del interior de la Puerta del Vino

Una vez en el interior, en un pequeño zaguán cubierto por un pequeño techo rectangular de ladrillo podemos observar los restos de las quicialeras, que en otros tiempos, servían para soportar los ejes de las puertas de madera que cerraba la puerta.

Quicialera derecha de la Puerta del Vino Quicialera izquierda de la Puerta del Vino

Techo del Zaguán y quicialeras de la Puerta del Vino

Superado el arco junto a esta puerta nos encontramos los arcos de las dos estancias interiores para la guardia, con sus correspondiente bancos y bóvedas de aristas de esquife.

Boveda de esquife y dibujo corona de la estancia sur de la Puerta del Vino

Estancia interior sur de la Puerta del Vino Estancia interior norte de la Puerta del Vino

La zona central presenta una bóveda de arista ojival, semejante a la que podemos observar en la Puerta de las Armas, y muy parecida a otras que podremos contemplar en nuestros recorridos por la Alhambra y el Generalife, recubierta por yeso fingiendo despiece de ladrillos.

Boveda de arista ojibal de la Puerta del Vino

Mientras que en el enlucido que cubre los arcos contemplaremos diversos dibujos geométricos policromados.

Arcos con dibujos geométricos policromados

Además en la pared de la estancia sur, y encima del banco para la guardia que se encargaba del control y de la custodia de la misma, observaremos los restos dibujados de una corona policromados, de colores dorados, rojos y negros, de épocas mucho más recientes.

Pintura de la corona policromada del interior de la Puerta del Vino

Los dinteles de los arcos interiores, aunque de distinta forma, se asemejan a los de la puerta exterior, intentando resaltar el relieve entre unos más salientes en relación al siguiente, y en algunos de ellos, generalmente los más exteriores, podremos contemplar diferentes dibujos policromados que los decoraban, tras la última restauración a la que se les ha sometido.

Decoración del interior de la Puerta del Vino

Comentarios Facebook

Interior Puerta del Vino

Zaguán de entrada en la Portada exterior de la Puerta del Vino Detalle de un arco de yeso a semejanza de ladrillos

Detalle del interior de la Puerta del Vino

Una vez en el interior, en un pequeño zaguán cubierto por un pequeño techo rectangular de ladrillo podemos observar los restos de las quicialeras, que en otros tiempos, servían para soportar los ejes de las puertas de madera que cerraba la puerta.

Quicialera derecha de la Puerta del Vino Quicialera izquierda de la Puerta del Vino

Techo del Zaguán y quicialeras de la Puerta del Vino

Superado el arco junto a esta puerta nos encontramos los arcos de las dos estancias interiores para la guardia, con sus correspondiente bancos y bóvedas de aristas de esquife.

Boveda de esquife y dibujo corona de la estancia sur de la Puerta del Vino

Estancia interior sur de la Puerta del Vino Estancia interior norte de la Puerta del Vino

La zona central presenta una bóveda de arista ojival, semejante a la que podemos observar en la Puerta de las Armas, y muy parecida a otras que podremos contemplar en nuestros recorridos por la Alhambra y el Generalife, recubierta por yeso fingiendo despiece de ladrillos.

Boveda de arista ojibal de la Puerta del Vino

Mientras que en el enlucido que cubre los arcos contemplaremos diversos dibujos geométricos policromados.

Arcos con dibujos geométricos policromados

Además en la pared de la estancia sur, y encima del banco para la guardia que se encargaba del control y de la custodia de la misma, observaremos los restos dibujados de una corona policromados, de colores dorados, rojos y negros, de épocas mucho más recientes.

Pintura de la corona policromada del interior de la Puerta del Vino

Los dinteles de los arcos interiores, aunque de distinta forma, se asemejan a los de la puerta exterior, intentando resaltar el relieve entre unos más salientes en relación al siguiente, y en algunos de ellos, generalmente los más exteriores, podremos contemplar diferentes dibujos policromados que los decoraban, tras la última restauración a la que se les ha sometido.

Decoración del interior de la Puerta del Vino

Comentarios Facebook