Medina

Vistas del Palacio de los Infantes y de la Iglesia de Santa María de la Alhambra

En la zona alta del Partal y por encima del actual Parador Nacional (antiguo Palacio de los Infantes) estaba la Medina Alta, la pequeña ciudad donde se encontraban los talleres artesanos, donde vivían los mismos, y que permitía abastecer a los sultanes y demás sequito. En la zona además del Palacio antes citado (que es el único que se ha mantenido, también con profundas modificaciones debido a los diferentes uso que se la ha tenido), se encontraba el Palacio de Abencerrajes, del que sólo han llegado sus restos, hasta nuestros días.

Restos reconstruidos de la Acequia Real

Además de los anteriores, encontraremos restos de las casas que se encontraban debajo de la Calle Real Alta y pegadas a la calle de Ronda a escasos metros de la muralla que cierran el perímetro del Conjunto Monumental. Ésta salpicada por numerosas torres, generalmente todas reconstruidas, entre las que destaca la Torre de los Siete Suelos, donde se encuentra la Puerta del mismo nombre (o de las Albercas), del siglo XIV, y que constituía otro de los puntos de acceso a la Alhambra, a la que posteriormente, a lo largo del siglo XVI, se le añadió su baluarte.

Restos en la zona del Secano

Otras de las restos que podremos contemplar, aunque algunos se encuentran bajo los jardines, entre el Paseo de los Cipreses y el muro que limita con el Parador, corresponden a las artesanías del cuero aunque también se cree que de seda e incluso de alguna fábrica de Moneda, algunas de las cuales podremos ver en el Museo de la Alhambra, encontradas en el Palacio de Abencerrajes.

Fuera del recinto y también en la continuación de la Calle Real Alta encontraremos diferentes edificios de gran interés, incluido el Palacio de los Infantes y la Iglesia Santa María de la Alhambra, de la que nos ocuparemos en una ruta por las afueras del Conjunto Monumental.

MAPA DE LA RUTA POR LA MEDINA

Mapa de la ruta por la Medina

Para iniciar nuestro recorrido nos situaremos en el Puente Nuevo, que habremos alcanzado bien a través de la ruta que recorre el Paseo de las Torres, desde el Partal; o bien tras cruzarlo después de la visita del Generalife. También podremos acceder a ésta zona desde la calle Real Alta, junto a una rotonda a través de una zona de Control de acceso y donde se encuentra la fachada de entrada al Parador Nacional. En este caso deberemos de seguir las indicaciones, en sentido contrario, al igual que el sentido usado en esta descripción.

Restos casas Moriscas, junto a la muralla

Iniciaremos hacia la izquierda el camino asfaltado, para a los pocos metros mirar hacia atrás y contemplar la silueta de la Torre del Agua, con los restos de la Acequia Real por donde transitaba el agua proveniente del Generalife, y donde habremos visto el pequeño y estrecho acueducto al cruzar el Puente Nuevo, en las proximidades de la citada Torre.

A lo largo del camino que llevamos, del que apenas nos podremos desviar, salvo al llegar a la zona, entre cipreses, y donde toma el nombre del Paseo de los Cipreses, contemplaremos a nuestra izquierda la muralla, el adarve y diferentes torres, (muchas de ellas con amplias reformas y algunas reconstruidas casi totalmente) a las que no se tiene acceso durante la visita. Así, por orden según las iremos encontrando, desde la Torre ante citada y hasta que salgamos del Conjunto Monumental por el acceso de la calle Real Alta, son la Torre de Juan de Arce, de Baltasar de la Cruz, de los Siete Suelos, del Capitán, de la Bruja, de las Cabezas y de los Abencerrajes.

Puerta Interior de la Torre de los Siete Suelos Puerta Exterior de la Torre de los Siete Suelos

A nuestra derecha contemplaremos restos de distintas edificaciones hasta que alcanzamos una gran explanada, usada años atrás para aterrizar helicópteros, y donde podremos contemplar las torres del Parador Nacional y de la Iglesia Santa María de la Alhambra. Justo enfrente, a nuestra izquierda, parten las escaleras que descienden a la Puerta de los Siete Suelos y a la calle Camino de Ronda, aunque tampoco se accede en la visita normal. A partir de este punto nos adentramos en el Paseo de los Cipreses que abandonaremos, a nuestra derecha, para recorrer los jardines, muchos de los cuales sobre los restos de antiguas casas y palacios, y donde podremos contemplar diferentes ruinas, junto al muro del Parador e incluso descansar un rato en alguno de los bancos de los jardines.

Palacio de Abencerrajes

Antes de abandonarlos para salir de nuevo al Paseo podremos contemplar una gran alberca, que se cree que formo parte de un antiguo Palacio encontrándose en sus alrededores diferentes estancias o los restos de las casas adosadas al mismo. Proseguiremos por el Paseo para ya muy cerca de la salida encontrar, a nuestra izquierda, los restos de unos de los primeros Palacios edificados en la Alhambra, el Palacio de Abencerrajes. Situados por encima de él podremos contemplar diferentes estancias con sus patios, habitaciones y albercas semejantes a las de los otros Palacios Nazaríes.

Seguiremos unos metros para salir a la Calle Real Alta y continuar nuestra visita hacia otras zonas del Conjunto Monumental.

Entrada de la Medina en la Calle Real Alta

Comentarios Facebook

Medina

Vistas del Palacio de los Infantes y de la Iglesia de Santa María de la Alhambra

En la zona alta del Partal y por encima del actual Parador Nacional (antiguo Palacio de los Infantes) estaba la Medina Alta, la pequeña ciudad donde se encontraban los talleres artesanos, donde vivían los mismos, y que permitía abastecer a los sultanes y demás sequito. En la zona además del Palacio antes citado (que es el único que se ha mantenido, también con profundas modificaciones debido a los diferentes uso que se la ha tenido), se encontraba el Palacio de Abencerrajes, del que sólo han llegado sus restos, hasta nuestros días.

Restos reconstruidos de la Acequia Real

Además de los anteriores, encontraremos restos de las casas que se encontraban debajo de la Calle Real Alta y pegadas a la calle de Ronda a escasos metros de la muralla que cierran el perímetro del Conjunto Monumental. Ésta salpicada por numerosas torres, generalmente todas reconstruidas, entre las que destaca la Torre de los Siete Suelos, donde se encuentra la Puerta del mismo nombre (o de las Albercas), del siglo XIV, y que constituía otro de los puntos de acceso a la Alhambra, a la que posteriormente, a lo largo del siglo XVI, se le añadió su baluarte.

Restos en la zona del Secano

Otras de las restos que podremos contemplar, aunque algunos se encuentran bajo los jardines, entre el Paseo de los Cipreses y el muro que limita con el Parador, corresponden a las artesanías del cuero aunque también se cree que de seda e incluso de alguna fábrica de Moneda, algunas de las cuales podremos ver en el Museo de la Alhambra, encontradas en el Palacio de Abencerrajes.

Fuera del recinto y también en la continuación de la Calle Real Alta encontraremos diferentes edificios de gran interés, incluido el Palacio de los Infantes y la Iglesia Santa María de la Alhambra, de la que nos ocuparemos en una ruta por las afueras del Conjunto Monumental.

MAPA DE LA RUTA POR LA MEDINA

Mapa de la ruta por la Medina

Para iniciar nuestro recorrido nos situaremos en el Puente Nuevo, que habremos alcanzado bien a través de la ruta que recorre el Paseo de las Torres, desde el Partal; o bien tras cruzarlo después de la visita del Generalife. También podremos acceder a ésta zona desde la calle Real Alta, junto a una rotonda a través de una zona de Control de acceso y donde se encuentra la fachada de entrada al Parador Nacional. En este caso deberemos de seguir las indicaciones, en sentido contrario, al igual que el sentido usado en esta descripción.

Restos casas Moriscas, junto a la muralla

Iniciaremos hacia la izquierda el camino asfaltado, para a los pocos metros mirar hacia atrás y contemplar la silueta de la Torre del Agua, con los restos de la Acequia Real por donde transitaba el agua proveniente del Generalife, y donde habremos visto el pequeño y estrecho acueducto al cruzar el Puente Nuevo, en las proximidades de la citada Torre.

A lo largo del camino que llevamos, del que apenas nos podremos desviar, salvo al llegar a la zona, entre cipreses, y donde toma el nombre del Paseo de los Cipreses, contemplaremos a nuestra izquierda la muralla, el adarve y diferentes torres, (muchas de ellas con amplias reformas y algunas reconstruidas casi totalmente) a las que no se tiene acceso durante la visita. Así, por orden según las iremos encontrando, desde la Torre ante citada y hasta que salgamos del Conjunto Monumental por el acceso de la calle Real Alta, son la Torre de Juan de Arce, de Baltasar de la Cruz, de los Siete Suelos, del Capitán, de la Bruja, de las Cabezas y de los Abencerrajes.

Puerta Interior de la Torre de los Siete Suelos Puerta Exterior de la Torre de los Siete Suelos

A nuestra derecha contemplaremos restos de distintas edificaciones hasta que alcanzamos una gran explanada, usada años atrás para aterrizar helicópteros, y donde podremos contemplar las torres del Parador Nacional y de la Iglesia Santa María de la Alhambra. Justo enfrente, a nuestra izquierda, parten las escaleras que descienden a la Puerta de los Siete Suelos y a la calle Camino de Ronda, aunque tampoco se accede en la visita normal. A partir de este punto nos adentramos en el Paseo de los Cipreses que abandonaremos, a nuestra derecha, para recorrer los jardines, muchos de los cuales sobre los restos de antiguas casas y palacios, y donde podremos contemplar diferentes ruinas, junto al muro del Parador e incluso descansar un rato en alguno de los bancos de los jardines.

Palacio de Abencerrajes

Antes de abandonarlos para salir de nuevo al Paseo podremos contemplar una gran alberca, que se cree que formo parte de un antiguo Palacio encontrándose en sus alrededores diferentes estancias o los restos de las casas adosadas al mismo. Proseguiremos por el Paseo para ya muy cerca de la salida encontrar, a nuestra izquierda, los restos de unos de los primeros Palacios edificados en la Alhambra, el Palacio de Abencerrajes. Situados por encima de él podremos contemplar diferentes estancias con sus patios, habitaciones y albercas semejantes a las de los otros Palacios Nazaríes.

Seguiremos unos metros para salir a la Calle Real Alta y continuar nuestra visita hacia otras zonas del Conjunto Monumental.

Entrada de la Medina en la Calle Real Alta

Comentarios Facebook