Partal

Palacio del Partal

Constituye una de las zonas más amplias del Conjunto Monumental y donde se construyeron los primeros Palacios y aunque no se han conservado originalmente ninguno completo, si quedan numerosos restos de los mismos.

Fue a principio del siglo XX cuando se produjeron los principales trabajos de restauración y reorganización del espacio originando la forma y fisonomía de los jardines que han llegado hasta nuestras días.

Actualmente su límite viene marcado; hacia el norte por la muralla, casas y torres que desde el Patio de la Higuera alcanzan el Puente Nuevo (al este, en su unión hacia el Generalife); al norte los jardines por debajo del Palacio de los Infantes (actual Parador Nacional) y lindando al sureste con la Medina; mientras que al oeste alcanzan los Palacios Nazaríes y el Palacio de Carlos V.

Jardines del Partal

Aunque para muchos se ha convertido en una zona de descanso, tras la visita de los Palacios Nazaríes no deberemos de dejar de visitar el Palacio del Partal, del que toma su nombre, y contemplar el estanque junto a éste y la Torre de las Damas, los únicos restos que se han conservado del mismo. Además a escasos metros, a ambos lados del citado Palacio encontraremos diversas Casas Moriscas y la Torre del Oratorio (actualmente todas cerradas a la visita, aunque tenemos la posibilidad de anotarnos a alguna de las actividades que se realizan para su visita).

Flores en los Jardines del Partal

Otro de los lugares que tampoco podremos visitar en la visita normal corresponde a la Rauda (Cementerio Musulmán) pero que podremos contemplar desde fuera, al occidente del Partal, para ver la Puerta que permite el paso hacia el Palacio de los Leones, mientras que los restos de la tumbas, quedan entre la calle Real Baja y la salida del Partal hacia el Palacio de Carlos V, encontrándose algunas de las lápidas allí descubiertas en el Museo de la Alhambra.

Flores en los Jardines del Partal

Pero lo más sorprendente y llamativo son los jardines, ubicados en las paratas y terrazas de las diferentes alturas en las que se encuentra el terreno y donde nos sorprende el discurrir del agua en el laberinto de escaleras y puentes de yedra, los numerosos estanques y la multitud de restos de muros que formaban el gran Palacio de Yusuf III.

Nuestro recorrido por el Partal viene marcado por la hora de entrada a los Palacios Nazaríes (ver el apartado Turnos y Combinaciones) para conocer nuestra opción para la visita del mismo.

MAPA DE LA RUTA POR EL PARTAL

Mapa del recorrido por el Partal, en la Alhambra y el Generalife

Zona de Control para acceder al Partal por el Palacio de Carlos V

Nosotros lo iniciaremos situados en la zona baja, por encima del Patio de la Higuera, y donde salimos tras la visita de los Palacios Nazaríes. En el caso de que entremos en el Partal por la zona de control de la vertiente este del Palacio de Carlos V tomaremos la primera calle, a la izquierda, para descender hasta este punto, aproximadamente a la mitad de la misma, y tras la calle Real Baja, encontraremos la Rauda y donde contemplaremos la Puerta del mismo nombre que da acceso al Palacio de los Leones (actualmente cerrada).

Alberca en los Jardines del Partal El agua en el Partal

Iniciaremos nuestro recorrido hacia la izquierda para visitar el exterior de las Casas Moriscas adosadas al Palacio del Partal; el mismo, la Torre de las Damas y su gran estanque; y la fachada de la Torre del Oratorio y de la Casa de Astasio de Bracamonte y seguiremos hacia la izquierda hasta alcanzar la Torre de los Picos. Tras la visita de sus alrededores, donde se encontraba la Puerta del Arrabal (cerrada) retrocederemos sobre nuestros pasos.

Nos situaremos de nuevo en la gran explanada para ascender a través del pasillo central por las numerosas escaleras pasando por debajo de tres túneles de yedras hasta alcanzar un pequeño estanque, desde nos trasladaremos a varias zonas cercanas para regresar de nuevo al mismo.

Primero nos dirigiremos hacia la derecha para salir a una calle y descender, también a nuestra derecha, para contemplar la Puerta de la Rauda. Retrocederemos sobre nuestro pasos para llegar de nuevo a la alberca y continuar hacia arriba, pasando por unas estrechas escaleras para asomarnos a un pequeño mirador y contemplar las vistas sobre él. Aunque podremos continuar hacia el este para adentrarnos en las ruinas del Palacio de Yusuf III y alcanzar, lo que sería su zona central junto a un gran estanque, nosotros optamos por regresar de nuevo al pequeño estanque para tomar a la derecha, en el sentido del descenso, y recorrer, lo que sería la antigua calle Real Baja, para observar a nuestra izquierda la segunda parata de los Jardines y a nuestra derecha los restos de las casas adosadas a las ruinas del Palacio antes citado.

Puerta de la Rauda Jardines del Partal

Una vez que terminan los muros que tenemos a nuestra derecha, dejamos el camino hacia el Generalife para subir las escaleras y situarnos en la zona más elevada del Partal, donde se encontraba el Palacio de Yusuf III y la torre que dominaría todo el espacio. Descansaremos unos minutos en la zona contemplando los jardines junto a la alberca y los restos de las diferentes estancias del mismo. Si prosiguiéramos hacia el oeste de nuevo llegaríamos al pequeño mirador donde estuvimos anteriormente, por lo que retrocedemos de nuevo sobre nuestros pasos para situarnos en la calle Real Baja y tomar el "Paseo de las Torres", que nos situará en el Puente Nuevo (para continuar nuestra visita hacia el Generalife o la Medina).

Paseo de las Torres Foso entre las torres

Durante todo esta parte de la ruta no tendremos dificultades en hacerla pues las diferentes zonas que recorreremos no permiten el acceso a otras áreas de los jardines, bien por encontrarse cerradas al paso con pequeñas vallas o por grandes macetas, que nos impiden salirnos de la ruta a seguir. Lo mismo pasa ahora en el Paseo de las Torres que transita entre la terraza superior, a la que no podremos tener acceso (y que se encuentra por debajo de los jardines del Parador) y por encima de la terraza inferior, a la que no podemos descender pero que nos permite ver la silueta de las Torres de los Picos y del Cadí, mientras que al fondo sobresale el Palacio del Generalife.

Siguiendo el “Paseo” nos situaremos en la explanada de entrada a la Torre de la Cautiva. Aunque no podremos acceder al interior (al no incluirse en la visita) podremos contemplar el adarve y la calle de la muralla que une las diferentes Torres. Continuaremos por el camino hasta alcanzar la Torre de los Infantes donde podremos optar por continuar por el Paseo que traemos o adentrarnos en un corto pero bonito camino, entre grandes cipreses, que nos vuelve a situar en el Paseo de las Torres, a escasos metros de alcanzar la explanada junto al Puente Nuevo, donde podremos continuar nuestra visita hacia el Generalife o la Medina.

Torres del Partal y el Albaycín al fondo

Comentarios Facebook

Partal

Palacio del Partal

Constituye una de las zonas más amplias del Conjunto Monumental y donde se construyeron los primeros Palacios y aunque no se han conservado originalmente ninguno completo, si quedan numerosos restos de los mismos.

Fue a principio del siglo XX cuando se produjeron los principales trabajos de restauración y reorganización del espacio originando la forma y fisonomía de los jardines que han llegado hasta nuestras días.

Actualmente su límite viene marcado; hacia el norte por la muralla, casas y torres que desde el Patio de la Higuera alcanzan el Puente Nuevo (al este, en su unión hacia el Generalife); al norte los jardines por debajo del Palacio de los Infantes (actual Parador Nacional) y lindando al sureste con la Medina; mientras que al oeste alcanzan los Palacios Nazaríes y el Palacio de Carlos V.

Jardines del Partal

Aunque para muchos se ha convertido en una zona de descanso, tras la visita de los Palacios Nazaríes no deberemos de dejar de visitar el Palacio del Partal, del que toma su nombre, y contemplar el estanque junto a éste y la Torre de las Damas, los únicos restos que se han conservado del mismo. Además a escasos metros, a ambos lados del citado Palacio encontraremos diversas Casas Moriscas y la Torre del Oratorio (actualmente todas cerradas a la visita, aunque tenemos la posibilidad de anotarnos a alguna de las actividades que se realizan para su visita).

Flores en los Jardines del Partal

Otro de los lugares que tampoco podremos visitar en la visita normal corresponde a la Rauda (Cementerio Musulmán) pero que podremos contemplar desde fuera, al occidente del Partal, para ver la Puerta que permite el paso hacia el Palacio de los Leones, mientras que los restos de la tumbas, quedan entre la calle Real Baja y la salida del Partal hacia el Palacio de Carlos V, encontrándose algunas de las lápidas allí descubiertas en el Museo de la Alhambra.

Flores en los Jardines del Partal

Pero lo más sorprendente y llamativo son los jardines, ubicados en las paratas y terrazas de las diferentes alturas en las que se encuentra el terreno y donde nos sorprende el discurrir del agua en el laberinto de escaleras y puentes de yedra, los numerosos estanques y la multitud de restos de muros que formaban el gran Palacio de Yusuf III.

Nuestro recorrido por el Partal viene marcado por la hora de entrada a los Palacios Nazaríes (ver el apartado Turnos y Combinaciones) para conocer nuestra opción para la visita del mismo.

MAPA DE LA RUTA POR EL PARTAL

Mapa del recorrido por el Partal, en la Alhambra y el Generalife

Zona de Control para acceder al Partal por el Palacio de Carlos V

Nosotros lo iniciaremos situados en la zona baja, por encima del Patio de la Higuera, y donde salimos tras la visita de los Palacios Nazaríes. En el caso de que entremos en el Partal por la zona de control de la vertiente este del Palacio de Carlos V tomaremos la primera calle, a la izquierda, para descender hasta este punto, aproximadamente a la mitad de la misma, y tras la calle Real Baja, encontraremos la Rauda y donde contemplaremos la Puerta del mismo nombre que da acceso al Palacio de los Leones (actualmente cerrada).

Alberca en los Jardines del Partal El agua en el Partal

Iniciaremos nuestro recorrido hacia la izquierda para visitar el exterior de las Casas Moriscas adosadas al Palacio del Partal; el mismo, la Torre de las Damas y su gran estanque; y la fachada de la Torre del Oratorio y de la Casa de Astasio de Bracamonte y seguiremos hacia la izquierda hasta alcanzar la Torre de los Picos. Tras la visita de sus alrededores, donde se encontraba la Puerta del Arrabal (cerrada) retrocederemos sobre nuestros pasos.

Nos situaremos de nuevo en la gran explanada para ascender a través del pasillo central por las numerosas escaleras pasando por debajo de tres túneles de yedras hasta alcanzar un pequeño estanque, desde nos trasladaremos a varias zonas cercanas para regresar de nuevo al mismo.

Primero nos dirigiremos hacia la derecha para salir a una calle y descender, también a nuestra derecha, para contemplar la Puerta de la Rauda. Retrocederemos sobre nuestro pasos para llegar de nuevo a la alberca y continuar hacia arriba, pasando por unas estrechas escaleras para asomarnos a un pequeño mirador y contemplar las vistas sobre él. Aunque podremos continuar hacia el este para adentrarnos en las ruinas del Palacio de Yusuf III y alcanzar, lo que sería su zona central junto a un gran estanque, nosotros optamos por regresar de nuevo al pequeño estanque para tomar a la derecha, en el sentido del descenso, y recorrer, lo que sería la antigua calle Real Baja, para observar a nuestra izquierda la segunda parata de los Jardines y a nuestra derecha los restos de las casas adosadas a las ruinas del Palacio antes citado.

Puerta de la Rauda Jardines del Partal

Una vez que terminan los muros que tenemos a nuestra derecha, dejamos el camino hacia el Generalife para subir las escaleras y situarnos en la zona más elevada del Partal, donde se encontraba el Palacio de Yusuf III y la torre que dominaría todo el espacio. Descansaremos unos minutos en la zona contemplando los jardines junto a la alberca y los restos de las diferentes estancias del mismo. Si prosiguiéramos hacia el oeste de nuevo llegaríamos al pequeño mirador donde estuvimos anteriormente, por lo que retrocedemos de nuevo sobre nuestros pasos para situarnos en la calle Real Baja y tomar el "Paseo de las Torres", que nos situará en el Puente Nuevo (para continuar nuestra visita hacia el Generalife o la Medina).

Paseo de las Torres Foso entre las torres

Durante todo esta parte de la ruta no tendremos dificultades en hacerla pues las diferentes zonas que recorreremos no permiten el acceso a otras áreas de los jardines, bien por encontrarse cerradas al paso con pequeñas vallas o por grandes macetas, que nos impiden salirnos de la ruta a seguir. Lo mismo pasa ahora en el Paseo de las Torres que transita entre la terraza superior, a la que no podremos tener acceso (y que se encuentra por debajo de los jardines del Parador) y por encima de la terraza inferior, a la que no podemos descender pero que nos permite ver la silueta de las Torres de los Picos y del Cadí, mientras que al fondo sobresale el Palacio del Generalife.

Siguiendo el “Paseo” nos situaremos en la explanada de entrada a la Torre de la Cautiva. Aunque no podremos acceder al interior (al no incluirse en la visita) podremos contemplar el adarve y la calle de la muralla que une las diferentes Torres. Continuaremos por el camino hasta alcanzar la Torre de los Infantes donde podremos optar por continuar por el Paseo que traemos o adentrarnos en un corto pero bonito camino, entre grandes cipreses, que nos vuelve a situar en el Paseo de las Torres, a escasos metros de alcanzar la explanada junto al Puente Nuevo, donde podremos continuar nuestra visita hacia el Generalife o la Medina.

Torres del Partal y el Albaycín al fondo

Comentarios Facebook