Geocaching en Andalucía

Escondite del "Tesoro"

Una nueva modalidad deportiva, con cada vez más adeptos es el “Geocaching”. De manera general se trata de un juego en el que una persona busca un “tesoro” escondido con la ayuda de un Sistema de Posicionamiento Global (GPS). La palabra geocaching de hecho consta de dos partes: “geo” haciendo referencia a la Tierra, a la geografía, y “caching” que se refiere al proceso de esconder un caché tomando éste último, en el mundo del camping o senderismo, como un recipiente oculto donde guardar cosas. De esta palabra deriva el término geocacher que define a aquellas personas que intervienen en la actividad ya sea escondiéndolo o encontrándolo.

Guardando un "Tesoro"

Para iniciar la puesta en marcha de un caché primero una persona (geocacher que esconde) elige un lugar que tenga cierta relevancia para él o para todo el mundo en general (natural, humano, histórico, monumental o paisajístico), tanto en las ciudades como en el campo, para darlos a conocer, facilitando así a las personas que los buscan (en este caso también geocachers pero buscadores) una aventura, una ruta o un itinerario para no sólo describir un tesoro sino un lugar de especial belleza o de interés. En el lugar elegido se esconde un “tesoro”, generalmente en recipientes de plástico más o menos duro (fiambreras o tupper), que mantengan el contenido del interior en buen estado, sobretodo ante las inclemencias atmosféricas, ya que todos ellos se encuentran generalmente al aire libre y todos ellos deben de estar en lugares públicos o en aquellos privados que tengan la autorización del propietario, teniendo en cuenta que en lugares de especial protección no se deben poner.

Tesoro -Cache- Tesoro -Cache-

El tamaño de estos recipientes puede variar desde contenedores de pocos centímetros de diámetro, generalmente magnéticos, hasta algunos que pueden albergar artículos de cierto volumen. La elección de unos u otros depende del lugar escogido para su escondite y condiciona el contenido que guarde el caché. Así en los más pequeños tan sólo encontramos pequeños trozos de papel para firmar su registro por los futuros geocachers que lo encuentren sin sitio para nada más.

Tesoro Iman -Cache- Tesoro -Cache-

Conforme los lugares de escondite permitan aumentar el tamaño del caché encontraremos mayor cantidad de objetos en su interior, de poco valor, que servirán para intercambiar por otros que los futuros geocachers buscadores aporten al mismo intentando siempre equiparar lo extraído con lo repuesto en tamaño y/o valor. Imprescindible en estos de tamaño mayor un libro de visitas (normalmente una pequeña libreta) y algún lápiz con el que poder apuntar el login del geocacher que lo encuentra con su fecha así como un documento informativo donde se detalla diferente información sobre el Geocaching ante la posibilidad de ser encontrado de forma accidental por personas ajenas a esta actividad (denominadas mugles en el ambiente del geocaching) que puedan terminar expoliando el caché y anulando el juego en ese lugar. De ahí que es muy importante buscar sitios poco transitados para su escondite o al menos advertirlo a los futuros buscadores que a su vez deben tener la suficiente habilidad para acceder al caché, registrarse y devolverlo a su lugar sin ser visto por mugles que pudieran romper el juego. En el exterior del contenedor, siempre que su tamaño lo permita, se suele anotar la palabra GEOCACHING, el nombre del caché, login del autor y fecha de su colocación.

GPS, indispensables para la práctica del "Geocaching"

Una vez colocado en su escondite el caché el geocacher autor del mismo tomará las coordenadas geográficas del lugar con su GPS y, en algunos casos, diferentes fotografías que facilitan la localización del mismo, haciéndolas públicas en una ficha en las páginas web especializadas para que el resto de geocachers puedan descargárselas. Así mismo completará los datos con diferente información sobre el lugar, historia o demás detalles que se consideren de interés y que ayuden a conocer la zona en donde se va a buscar teniendo en cuenta que muchos futuros visitantes no sólo no la conocerán, sino que la información sobre el lugar le ayudará y motivará para ir a localizarlo y conocerlo. Tras la oportuna revisión de la ficha por parte de un colaborador autorizado se activa el caché y estará visible para todo aquel geocacher que quiera buscarlo descargando las coordenadas geográficas del mismo a su GPS así como la distinta información del mismo iniciando su búsqueda. Unos estarán ocultos bajos troncos de árboles caídos, piedras, en pequeños huecos, imantados, por lo que conviene leer con tranquilidad toda la información sobre el caché antes de salir a descubrirlo. Algunos de ellos presentan distintas pistas intermedias antes de alcanzar el destino final del mismo y otros dan distintas coordenadas que descubrir hasta llegar al tesoro siendo catalogados en grados del 1 al 5 tanto el terreno sobre el que se encuentran como la dificultad de su hallazgo. Tras encontrar el caché el geocacher registrará en la web correspondiente el día que lo encontró así como los datos y comentarios que considere de interés sobre el mismo.

Tesoro -Cache-

En Andalucía existen gran cantidad de “Tesoros” (cachés) en todas las provincias y que permiten descubrir lugares de extraordinaria belleza, y que se pueden encontrar tanto en parques, calles, miradores, playas o en los picos y cerros más elevados de las Sierras. Es un juego para muchos, y una forma de descubrir nuevos lugares para otros, tratándose no sólo de acumular tesoros, visitando y conociendo lugares que probablemente de otra forma no conocerías, sino de poner tal cantidad de ellos que un simple paseo se puede transformar en un continuo trasiego de descubrimientos. Aquellos que se encuentran en el campo son especialmente idóneos para iniciar a los jóvenes a conocer la naturaleza y aprovechar las rutas de senderismo con la práctica del geocaching (estando algunos situados en puntos que son auténticos retos para el montañero), mientras los que se encuentran en las ciudades permite visitar lugares singulares de las mismas a la vez que se hace turismo por ellas.

Tesoro -Cache-

Dentro de los objetos de intercambio que se pueden hallar en el interior de los cachés existen algunos más valorados y que permiten prolongar el juego más allá de donde nos desprendamos de ellos tales como llaveros y monedas (travel bugs y geocoins respectivamente) que, con diferentes claves, permiten conocer los distintos lugares que visitan y poder seguirles las pistas mientras se respeten las reglas del juego y no sean expoliados.

Para saber sobre el tema no dudéis en consultar la página web http://www.geocaching.com

Comentarios Facebook

Geocaching en Andalucía

Escondite del "Tesoro"

Una nueva modalidad deportiva, con cada vez más adeptos es el “Geocaching”. De manera general se trata de un juego en el que una persona busca un “tesoro” escondido con la ayuda de un Sistema de Posicionamiento Global (GPS). La palabra geocaching de hecho consta de dos partes: “geo” haciendo referencia a la Tierra, a la geografía, y “caching” que se refiere al proceso de esconder un caché tomando éste último, en el mundo del camping o senderismo, como un recipiente oculto donde guardar cosas. De esta palabra deriva el término geocacher que define a aquellas personas que intervienen en la actividad ya sea escondiéndolo o encontrándolo.

Guardando un "Tesoro"

Para iniciar la puesta en marcha de un caché primero una persona (geocacher que esconde) elige un lugar que tenga cierta relevancia para él o para todo el mundo en general (natural, humano, histórico, monumental o paisajístico), tanto en las ciudades como en el campo, para darlos a conocer, facilitando así a las personas que los buscan (en este caso también geocachers pero buscadores) una aventura, una ruta o un itinerario para no sólo describir un tesoro sino un lugar de especial belleza o de interés. En el lugar elegido se esconde un “tesoro”, generalmente en recipientes de plástico más o menos duro (fiambreras o tupper), que mantengan el contenido del interior en buen estado, sobretodo ante las inclemencias atmosféricas, ya que todos ellos se encuentran generalmente al aire libre y todos ellos deben de estar en lugares públicos o en aquellos privados que tengan la autorización del propietario, teniendo en cuenta que en lugares de especial protección no se deben poner.

Tesoro -Cache- Tesoro -Cache-

El tamaño de estos recipientes puede variar desde contenedores de pocos centímetros de diámetro, generalmente magnéticos, hasta algunos que pueden albergar artículos de cierto volumen. La elección de unos u otros depende del lugar escogido para su escondite y condiciona el contenido que guarde el caché. Así en los más pequeños tan sólo encontramos pequeños trozos de papel para firmar su registro por los futuros geocachers que lo encuentren sin sitio para nada más.

Tesoro Iman -Cache- Tesoro -Cache-

Conforme los lugares de escondite permitan aumentar el tamaño del caché encontraremos mayor cantidad de objetos en su interior, de poco valor, que servirán para intercambiar por otros que los futuros geocachers buscadores aporten al mismo intentando siempre equiparar lo extraído con lo repuesto en tamaño y/o valor. Imprescindible en estos de tamaño mayor un libro de visitas (normalmente una pequeña libreta) y algún lápiz con el que poder apuntar el login del geocacher que lo encuentra con su fecha así como un documento informativo donde se detalla diferente información sobre el Geocaching ante la posibilidad de ser encontrado de forma accidental por personas ajenas a esta actividad (denominadas mugles en el ambiente del geocaching) que puedan terminar expoliando el caché y anulando el juego en ese lugar. De ahí que es muy importante buscar sitios poco transitados para su escondite o al menos advertirlo a los futuros buscadores que a su vez deben tener la suficiente habilidad para acceder al caché, registrarse y devolverlo a su lugar sin ser visto por mugles que pudieran romper el juego. En el exterior del contenedor, siempre que su tamaño lo permita, se suele anotar la palabra GEOCACHING, el nombre del caché, login del autor y fecha de su colocación.

GPS, indispensables para la práctica del "Geocaching"

Una vez colocado en su escondite el caché el geocacher autor del mismo tomará las coordenadas geográficas del lugar con su GPS y, en algunos casos, diferentes fotografías que facilitan la localización del mismo, haciéndolas públicas en una ficha en las páginas web especializadas para que el resto de geocachers puedan descargárselas. Así mismo completará los datos con diferente información sobre el lugar, historia o demás detalles que se consideren de interés y que ayuden a conocer la zona en donde se va a buscar teniendo en cuenta que muchos futuros visitantes no sólo no la conocerán, sino que la información sobre el lugar le ayudará y motivará para ir a localizarlo y conocerlo. Tras la oportuna revisión de la ficha por parte de un colaborador autorizado se activa el caché y estará visible para todo aquel geocacher que quiera buscarlo descargando las coordenadas geográficas del mismo a su GPS así como la distinta información del mismo iniciando su búsqueda. Unos estarán ocultos bajos troncos de árboles caídos, piedras, en pequeños huecos, imantados, por lo que conviene leer con tranquilidad toda la información sobre el caché antes de salir a descubrirlo. Algunos de ellos presentan distintas pistas intermedias antes de alcanzar el destino final del mismo y otros dan distintas coordenadas que descubrir hasta llegar al tesoro siendo catalogados en grados del 1 al 5 tanto el terreno sobre el que se encuentran como la dificultad de su hallazgo. Tras encontrar el caché el geocacher registrará en la web correspondiente el día que lo encontró así como los datos y comentarios que considere de interés sobre el mismo.

Tesoro -Cache-

En Andalucía existen gran cantidad de “Tesoros” (cachés) en todas las provincias y que permiten descubrir lugares de extraordinaria belleza, y que se pueden encontrar tanto en parques, calles, miradores, playas o en los picos y cerros más elevados de las Sierras. Es un juego para muchos, y una forma de descubrir nuevos lugares para otros, tratándose no sólo de acumular tesoros, visitando y conociendo lugares que probablemente de otra forma no conocerías, sino de poner tal cantidad de ellos que un simple paseo se puede transformar en un continuo trasiego de descubrimientos. Aquellos que se encuentran en el campo son especialmente idóneos para iniciar a los jóvenes a conocer la naturaleza y aprovechar las rutas de senderismo con la práctica del geocaching (estando algunos situados en puntos que son auténticos retos para el montañero), mientras los que se encuentran en las ciudades permite visitar lugares singulares de las mismas a la vez que se hace turismo por ellas.

Tesoro -Cache-

Dentro de los objetos de intercambio que se pueden hallar en el interior de los cachés existen algunos más valorados y que permiten prolongar el juego más allá de donde nos desprendamos de ellos tales como llaveros y monedas (travel bugs y geocoins respectivamente) que, con diferentes claves, permiten conocer los distintos lugares que visitan y poder seguirles las pistas mientras se respeten las reglas del juego y no sean expoliados.

Para saber sobre el tema no dudéis en consultar la página web http://www.geocaching.com

Comentarios Facebook